Desde ahora se pueden denunciar autos mal estacionados por WhatsApp: cómo funciona el sistema

El Gobierno porteño incluyó la opción en Boti, el chat oficial que funciona con inteligencia artificial. Hay que enviar una foto y el sistema reconoce si el vehículo está en infracción e identifica a su titular.

Los vecinos que quieran denunciar autos mal estacionados ya pueden hacerlo por WhatsApp. Sólo tienen que mandar una foto y los datos de la infracción a través del chat oficial Boti, del Gobierno porteño. La opción fue habilitada este jueves, y se suma a la app que ya estaba vigente.

Quienes encuentren un auto estacionado en un cordón amarillo, frente a un estacionamiento o bloqueando una rampa o una parada de colectivos pueden contactarse con el 11-5050-0147 por Whatsapp. Ese es el número de Boti, el chat oficial que responde sobre temas de coronavirus, violencia de género y diversos servicios públicos de la Ciudad.

Para activar la nueva opción, hay que escribir «denuncia vial». El bot irá guiando al denunciante sobre cómo sacar y enviar la foto para que la imagen sirva como prueba de la infracción. Luego pedirá datos como fecha, hora y dirección donde se registró.

El sistema puede identificar patentes. Para terminar, el vecino deberá ingresar a la app MiBA y validar la denuncia. Boti devolverá un número de seguimiento que podrá ser consultado en el mismo chat en cualquier momento para verificar el estado de la solicitud.

En lo que va del año, un tercio de las denuncias presentadas a través de la app ya existente terminaron desestimadas por algún error en la carga (la foto no era clara, la patente no se veía, no coincidían los datos, etc). Boti, en cambio, funciona con un sistema de inteligencia artificial que permitirá mejorar la eficacia de las pruebas de la infracción. 

Días atrás, la Secretaría de Transporte de la Ciudad decidió reforzar los controles y las multas a vehículos mal estacionados, tras observar un aumento en la cantidad de infracciones a la hora de estacionar. Es que la apertura escalonada de la cuarentena trajo a las calles porteñas un crecimiento notable en la circulación de vehículos. Al mismo tiempo, en algunos puntos se le fue restando espacio a la calzada para ampliárselo a los peatones o construir ciclovías.

Fuente: Clarin

Aperturas en la Ciudad

El Gobierno de la Ciudad implementó esta semana algunas flexibilizaciones previstas para la etapa 2 de la cuarentena. Entre ellas, el regreso de los teatros sin público y de las bibliotecas. Desde la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET) dicen que próximamente se retomarán los ensayos para estrenos y reposiciones de obras de teatro. Las funciones de teatro se transmitirán en vivo por streaming. En el escenario, los actores deberán mantener 1,5 metro de distancia entre sí. Para escenas más cercanas, deberán tener tapabocas o máscara. El Gobierno de la Ciudad habilitó el funcionamiento de las bibliotecas sólo para retiros y devoluciones desde la puerta. Los lectores no podrán ingresar a los edificios.

Coronavirus en la Ciudad: estiman que a fin de agosto un 30% de los porteños se habrá contagiado

El Gobierno porteño calcula que por cada caso confirmado habría hasta 10 asintomáticos o leves. ¿Comienza la “inmunidad de rebaño”?

La cantidad de personas asintomáticas es, acaso, el gran misterio del coronavirus en todo el mundo. Primero, el consenso internacional era que por cada caso confirmado había otros dos que pasaban inadvertidos. Pero la pandemia fue avanzando, y los números ya serían otros. En el Gobierno porteño trabajan con la hipótesis de que habría 9 o 10 casos más que los registrados, en personas que cursaron con síntomas muy leves o que, directamente, ni se enteraron que tuvieron el virus. De confirmarse, el cálculo es que para fines de agosto un 30% de los porteños podría haberse contagiado. Por eso, la estimación es que en la Ciudad ya se está empezando a producir la tan mencionada «inmunidad de rebaño». Y así, podría estar llegando el momento en que la curva, finalmente, comenzaría a descender. 

Así se lo explicó una fuente del Gobierno porteño a Clarín: «Estamos en el orden de los 50.000 casos confirmados por PCR, pero estimamos que por cada uno documentado podrían ser hasta 10 más, por los leves y asintomáticos. Si fueran 500.000, significaría que casi un 17% de la población ya se habría contagiado. Hay estudios que indican que con entre el 12% y el 20% de contagios ya se empieza a dar la inmunidad comunitaria».

El mismo funcionario, que sigue día a día la evolución de la pandemia en la Ciudad, agregó: «Si se mantiene el ritmo de infecciones actual, para fines de agosto podría haber un 30% de contagiados».

La estimación se basa, sobre todo, en lo que pasó en la Villa 31. Días atrás, el Gobierno porteño presentó un informe sobre un estudio serológico realizados a 873 personas. El resultado fue llamativo: el 53% presentaba anticuerpos, quiere decir que el virus había sido reconocido y atacado por su sistema inmunológico. Así, la cantidad real de contagiados en el barrio no fueron los cerca de 3.000 confirmado mediante los hisopados del operativo DetectAR sino más de 26.500, sobre una población total de unas 45.000 personas.

Es por esto que la Ciudad acaba de dar otro paso en el camino epidemiológico. El miércoles inició un relevamiento entre 2.000 vecinos de distintos barrios, a los que pretende hacerles tests de anticuerpos en dos semanas.

¿Por qué es importante conocer estas cifras? Según la OMS, la inmunidad «de rebaño» se consigue recién a partir de un 60% de contagios. Pero en el Gobierno porteño citan casos de ciudades que, una vez alcanzado el 20%, empezaron a estabilizar sus curvas.

Además, conocer con más precisión la cantidad real de contagiados permitiría evaluar de manera más precisa la tasa de mortalidad: hoy está en el 2%, con poco más de 1.000 fallecidos. Pero si los casos fueran 10 veces más, esa mortalidad bajaría al 0,2%, una cifra mucho menos angustiante.

Mientras se realiza el estudio serológico, el ojo está puesto en el nivel de contagiosidad, el ya famoso índice «R». Hoy, está en 1,04. Pero se espera que en dos a tres semanas finalmente baje de 1. Eso significaría que la tendencia de contagios iría a la baja.

Claro que, paralelamente, se irá avanzando en la liberación de la cuarentena, y al haber más gente circulando es esperable que haya más contagios. Por eso, en el Gobierno porteño insisten tanto en que la gente sea responsable y se cuide. Y sostenga la malherida paciencia, cuya curva, definitivamente, está en caída. 

Fuente: Clarin

El virus en el espacio público

Coronavirus en la Ciudad: bajó la circulación en el sur, pero igual es la zona con más gente en las calles

De acuerdo a las mediciones de las antenas de celulares, Pompeya, Soldati y Lugano son los barrios donde más cayó la movilidad con el endurecimiento de la cuarentena. Aún así, el porcentaje sigue más alto que en otras zonas.

La pandemia de coronavirus muestra algunas tendencias claras. Por un lado, se sabe que el 47,6% de los contagios se dan por circulación comunitaria del virus. Por otro lado, dentro de la Capital la zona con más casos es el sur. Esto quiere decir que el virus está en la calle, y sobre todo en esos barrios cercanos al Riachuelo. Se endureció la cuarentena con el objetivo de reducir la circulación de personas. Ahora, ¿se está logrando o no? La respuesta tiene dos caras: los barrios del sur fueron los que mostraron la caída más importante en cuanto a movimiento, pero a la vez es la zona con más gente en las calles.

Clarín accedió a las estadísticas que manejan el Ministerio de Transporte nacional y las áreas de Transporte de la Provincia y de la Ciudad. Es un índice que elabora la Universidad Nacional de San Martín, en base a información que cede Movistar sobre las antenas de celulares, que captan por dónde se mueven esos teléfonos. Este método es utilizado en muchos países para medir qué pasa en la calle. En el caso local, se toma como base de movilidad el promedio que hubo entre el 9 y el 15 de marzo, poco antes del inicio de la cuarentena.

Si se compara la movilidad de la semana del 22 al 26 de junio, antes del inicio de esta nueva fase restrictiva del aislamiento, se ve por ejemplo que en Pompeya la circulación de gente bajó del 56,3% al 49,5%. Es el barrio que mejor marca la dualidad: era uno de los que más porcentaje de movilidad tenía, es también el que más la redujo.

Algo similar sucedió con Villa Soldati, donde el movimiento cayó de 62,3% a 55,6%; y con Villa Lugano, cuyo descenso fue del 56,4% al 49,8%. En Villa Riachuelo, por ejemplo, se bajó de 57,7% a 52,6%.

En Barracas, uno de los barrios con más presencia de coronavirus, la situación fue un poco distinta: de 54,6% cayó a 49,9%, una baja que fue menor a la de otras zonas y que lo deja como un barrio donde aún hay circulación importante.

¿Por qué se mueve más la gente en los barrios del sur? Es la zona más postergada de la Ciudad, con una población empobrecida que depende de trabajos informales, y que no tiene resto económico para aguantar mucho tiempo sin ingresos, por más ayuda estatal que reciban. Un arrabal donde «Quedate en casa» no es más que un eslogan y el home office no califica ni como utopía. 

En el otro extremo del ranking aparecen Parque Chas, Caballito y Recoleta, todos con una movilidad del 35% o menos en la comparación con los días pre-cuarentena.

Un caso particular es el de Puerto Madero. Sin turismo, restaurantes, universidades ni oficinas, el barrio se ve vacío. Aún así, su circulación está en el 51,4% de lo que tenía antes. ¿Cómo se explica? No hay una razón clara, aunque la hipótesis más verosímil es que las antenas de celulares captan también el paso de quienes circulan en auto, y de los conductores que van en camión por el Paseo del Bajo.

Este es el otro punto a observar respecto de la movilidad en la Ciudad: la circulación de vehículos particulares y transportes. Según la Secretaría de Transporte porteña, el miércoles habían ingresado por las autopistas de la Ciudad unos 36.000 vehículos, un 6% más que el jueves pasado pero la mitad que antes de la cuarentena. En tanto, de acuerdo a la consultora Tom Tom, la congestión vehicular en las calles y avenidas porteñas subió 11% la última semana. Por el lado del transporte, bajó un 14% la cantidad de pasajeros desde que se endureció el aislamiento.

Fuente: Clarin

Un sector paralizado Coronavirus en la Ciudad: el plan del Gobierno porteño para recuperar el turismo

Analizan exenciones fiscales para los hoteles y certificar los protocolos sanitarios. Estiman que la actividad se retomará en el último trimestre.

Si la pandemia por el coronavirus afectó a toda la economía, el sector del turismo parece ser el más golpeado. Y en el caso de la Ciudad de Buenos Aires, el impacto no sólo es duro sino muy inoportuno, porque se trata de un rubro económico que venía en franco crecimiento. Por eso, la idea es intentar una recuperación lo más temprana posible, y con ese fin es que el Gobierno porteño y las cámaras del sector empezaron a diseñar un plan para la post pandemia. Un paso importante se dio días atrás. El jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta; el ministro de Desarrollo Económico, José Luis Giusti; y el secretario general de la Ciudad y presidente del Ente de Turismo, Fernando Straface, recibieron a representantes del sector del turismo: la Cámara Argentina de Turismo (CAT), la Cámara de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires (CATbaires), la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina, la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (AHRCC), y Buenos Aires Convention & Visitors Bureau.

Vamos a trabajar para generar los protocolos y certificarlos por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC). Eso permitirá posicionarnos como un destino seguro para restablecer la confianza de los viajeros”, señaló Straface tras ese encuentro.

La certificación de protocolos sería uno de los primeros pasos. Es que en la Ciudad entienden que una vez que pase la pandemia y los turistas vuelvan a viajar, será muy importante tener un «sello» que les garantice a los extranjeros que los hoteles de Buenos Aires estarán correctamente preparados para brindarles seguridad sanitaria. ¿Y cómo sería ese protocolo? La prioridad, lógico, será garantizar el distanciamiento y la higiene: uso restringido de espacios comunes, el lobby y otras instalaciones; especial cuidado en ascensores y salones gastronómicos; más limpieza en las habitaciones y otro cuidado con la ropa de cama y los elementos de uso común. Claro que para eso los hoteles deberán hacer inversiones importantes en su infraestructura o tendrán que afrontar mayores gastos. Por eso el plan tiene otra medida en análisis: darles alivios en los impuestos a los hoteles.

La herramienta sería una modificación de una ley votada hace dos años, un programa de Incentivos Fiscales para los hoteles que invirtieran tanto en ampliar instalaciones como en mejorarlas, a través de descuentos de hasta el 60% de Ingresos Brutos de acuerdo al monto invertido. Con ese sistema, en hasta antes de la llegada del coronavirus hubo 40 hoteles que comprometieron inversiones por más de $ 1.230 millones

La idea es que el dinero que en adelante los hoteles deban usar para acomodarse a las nuevas exigencias sanitarias también sea considerado como una inversión para mejorar la calidad hotelera de Buenos Aires, donde hay 1.206 establecimientos. El rubro de los alojamientos emplea de manera directa a unas 15.800 personas, pero el turismo en general explica cerca del 7% de los empleos formales que hay en la Ciudad.

Según supo Clarín, los hoteles hicieron otro pedido puntual: una rebaja en el ABL. Fuentes de la Ciudad dijeron que ese tema «se analizará una vez que pase la pandemia». Esa es, en definitiva, la duda de todos: ¿cuándo pasará la pandemia?, ¿en qué momento volverán a llegar los turistas? «Consideramos que hacia septiembre podremos empezar a ver algo de turismo interno, y para fin de año podrían empezar a volver los extranjeros», le dijo una fuente del Gobierno porteño a Clarín.

Ahí entra la tercera pata del plan en estudio, la de ampliar la promoción de Buenos Aires como destino turístico en el resto del mundo. Y para ello se toman de un concepto: «Es cierto que el AMBA es la zona más golpeada del país. Pero si comparamos nuestra situación con lo que se vio en otras ciudades latinoamericanas, como Río de Janeiro, Santiago de Chile o Lima, donde hubo muchos más muertos, Buenos Aires no la pasó tan mal. Así que confiamos en que el turismo de la región nos elija», le dijeron en la Ciudad a Clarín.

Fuente: Clarin

Más cerca de reabrir

Coronavirus en la Ciudad: cómo será cortarse el pelo en las peluquerías porteñas

Si no se disparan los contagios, podrían volver a funcionar en dos semanas. El protocolo para los locales.No serán un rubro esencial, pero sí es uno de los que más se añora en la cuarentena por el coronavirus . Y la pregunta debe ser una de las más repetidas en las últimas semanas: ¿cuándo abren las peluquerías? Al menos en la Ciudad, parece acercarse una respuesta. En el Gobierno porteño y en el sector aseguran que, si no se complica la situación sanitaria, en dos semanas podrían volver a funcionar, respetando un protocolo estricto para evitar contagios.

«En la medida que la situación sanitaria lo permita, en 15 días podríamos habilitar las peluquerías», le adelantó a Clarín una fuente del Gobierno porteño.

Es una fecha similar a la que estiman en el sector. Miguel Lígori, presidente de la Confederación Argentina de Peluqueros, contó: «Ya les presentamos los protocolos a las autoridades de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires. Es el mismo que usamos en los lugares del Interior donde ya pudimos volver a trabajar. La situación en la Provincia puede ser más difícil, pero para la Capital, la fecha que manejamos es el próximo 18, aproximadamenteLa diferencia entre distritos se debe a que el gobernador Axel Kicillof se está mostrando por estos días más reacio a rehabilitar actividades, mientras que la Ciudad está avanzando en la «oxigenación» de la cuarentena, con la autorización, entre otras cosas, de la venta de ropa y calzado, y la posibilidad de salir a correr de noche.

Según la Confederación, en todo el país hay unas 100.000 peluquerías en las que trabajan cerca de 200.000 personas, entre dueños y empleados. Unos 15.000 locales están en el Conurbano y otros 8.000 en la Capital (trabajan unas 14.000 personas).

En el Interior, las peluquerías fueron rehabilitadas en Entre Ríos, Formosa, Jujuy, Salta y algunos municipios de Santa Fe, más varias comunas bonaerenses, según informó la Confederación. Pero en el área metropolitana siguen siendo consideradas una actividad de riesgo, porque el peluquero trabaja a unos 30 centímetros del cliente, distancia favorable para eventuales contagios.

El problema es que la necesidad manda. Nadie lo reconocerá públicamente, pero hay varios peluqueros que están trabajando de manera «clandestina» con visitas a domicilio. Incluso, algunos locales funcionan con la persiana baja y atienden a clientes de confianza, pero arriesgándose a una clausura.

La pregunta se impone por evidente: ¿no sería más seguro atender en un local, con medidas de prevención, antes que a domicilio o a escondidas? En la Confederación ni lo dudan: «Por supuesto que sí. Por eso presentamos los protocolos, que los elaboramos con asesoramiento de especialistas», aseguró Lígori.

Fuente: Clarin

Aumentan las multas

Quienes discriminen o agredan a los médicos, enfermeros o
cualquier trabajador sanitario podrán ser condenados con hasta 10
días de arresto o una multa de hasta $ 17.120. Con 55 votos a favor y 3 en contra, este jueves la Legislatura porteña aprobó una ley para
endurecer las sanciones,tras la aparición de varios casos de
escraches de vecinos a médicos y enfermeros en los edificios donde
viven. Ya hubo al menos 15 denuncias por este tipo de episodios,

El proyecto aprobado, que fue presentado el martes por el Ejecutivo porteño, reforma el Código de Contravenciones porteño (Ley N° 1.472). Y define a este tipo de agresiones que reciben el personal de salud o de seguridad como un acto de discriminación igual a los que se cometen por motivos religiosos, sexuales, étnicos o de cualquier otra clase.La nueva ley considera como agravante, y por lo tanto se duplican las sanciones, al ataque que se haga «contra un trabajador de la salud, personal policial o judicial, y la conducta esté motivada en razón de haber estado en contacto con personas infectadas o casos denominados sospechosos de alguna enfermedad contagiosa, o porque su tarea se desarrolla o presumiblemente se desarrolla en espacios donde puede tener contacto con enfermedades contagiosas”.Si se trató de una agresión o una pelea, el castigo puede ser de 2 a 10 días de arresto, de 2 a 10 días de trabajos de utilidad pública o multa de $ 400 a $ 2.000 Si fue un hostigamiento, de 2 a 10 días de arresto o de trabajos comunitarios, o una multa de 80 a 400 Unidades Fijas (que hoy equivalen a entre $ 3.423 y $ 17.120) En el caso de que haya sido un maltrato, de 4 a 20 días de trabajos de utilidad pública, entre 2 y 10 días de arresto o bien la multa de 80 a 400 Unidades Fijas. En la argumentación del proyecto aprobado se señala que «con motivo de la expansión del virus Covid-19 se han venido observando ciertos comportamientos disvaliosos por parte de algunos ciudadanos que evidencian un desapego a las normas de una respetuosa convivencia, orden,tranquilidad y paz social”.

El texto agrega: «En este contexto, la discriminación que sufre personal de la salud, personal policial y judicial, en razón de estar en contacto permanente con pacientes infectados del mencionado virus, como asítambién de otras enfermedades infecto-contagiosas, injuria gravemente su dignidad y evidencia la falta de solidaridad ciudadana por parte de quienes, en lugar de reconocer la grandeza con la que aquellos enfrentan esta dura realidad, los ofenden y aíslan socialmente por esa mera circunstancia”.

A comienzos de abril, y tras la aparición de varios casos, la Defensoría del Pueblo de la Ciudad denunció a tres consorcios, de Belgrano, Villa Crespo y Recoleta, donde habían sido hostigados médicos y otros trabajadores sanitarios.

«Si sos médico, enfermero, farmacéutico o te dedicás a la salud, ¡andate del edificio porque nos vas a contagiar a todos, hijo de puta! Tus vecinos», decía, por ejemplo, un cartel anónimo que pegaron en el ascensor del edificio donde vive Fernando Gaitán, un farmacéutico que hizo público su caso en redes sociales. Según informó la Defensoría,tras esas primeras dos denuncias agregaron otras dos, y luego se sumaron otras cuatro demandas iniciadas por la Asociación de Médicos Municipales. Además, hubo seis casos de médicos a los que los vecinos o el consorcio les impidieron el ingreso a los consultorios que tenían en diversos edificios. Así, las denuncias hasta ahora suman 15. «En nuestra ciudad no vamos a permitir ningún tipo de discriminación. La modificación del Código Contravencional también es una forma de cuidar al personal de la salud, la seguridad y a cualquier trabajador que haya podido estar en contacto con personas infectadas por el virus», aseguró Agustín Forchieri, vicepresidente primero de la Legislatura. En tanto, Martín Ocampo, legislador de UCR-Evolución y presidente de la Comisión de Justicia, agregó que «esta modificación al Código es todo un mensaje de que no vamos a tolerar ningún tipo de acto discriminatorio hacia nadie». A su vez, la vicepresidenta de la Comisión, Gimena Villafruela, agregó: «A mediados de abril presenté un proyecto de declaración de repudio frente a estos actos de discriminación. Estas personas básicamente pretenden imponer sus propias reglas de convivencia, atentando contra los derechos civiles de los demás»

Fuente: Clarin

Coronavirus en Argentina: la recaudación de la Ciudad caería $ 80.000 millones

Es lo que estiman para el año. Significa un 17% del total. Equivale a casi todo lo que se pensaba destinar a Educación y a 12 veces lo que se iba a invertir en subtes.

Casi todo lo que se pensaba gastar este año en Educación. Más que lo que se iba a usar para Salud si no hubiera llegado la pandemia. Cerca de 12 veces lo que se quería invertir para mejorar la red de subterráneos. A eso equivale la caída en la recaudación que, según estima el Gobierno porteño, sufrirá el fisco de la Ciudad por el brutal impacto de la cuarentena en la economía de Buenos Aires. Serán unos $ 80.000 millones menos, que equivalen a un 17% de los $ 480.000 millones que se calculaban recaudar si el año hubiera sido medianamente normal.

El principal motivo de la baja en la percepción de impuestos es el brusco parate en la actividad económica. Esto impacta de lleno en la recaudación por Ingresos Brutos, que significa el 75% de los ingresos tributarios. También cae la recaudación por el impuesto a los Sellos, que se cobra cuando se firman contratos entre privados, como la compraventa de inmuebles, y que significa el 8% de la recaudación. Además, se espera que aumente la morosidad en ABL (9% de los ingresos), Patentes (5%) y otros tributos más chicos (3%).

Por eso, el Ejecutivo le pidió a la Legislatura que le aprobara una ley de Emergencia Económica, que duraría hasta fin de año. El proyecto plantea, básicamente, que el Jefe de Gobierno pueda mover partidas del Presupuesto sin necesidad de una ley para cada caso, siempre y cuando esos fondos se destinen a la lucha contra el coronavirus y sus consecuencias, es decir a Salud y Desarrollo Humano (asistencia social). A cambio, deberá informar mensualmente a los legisladores sobre el uso de ese dinero. Además, la Auditoría de la Ciudad le pidió a la Legislatura que le permiten revisar las compras y contrataciones en el marco de la emergencia.

La ley le permitiría también a Horacio Rodríguez Larreta revisar contratos y concesiones, y crear a través de la Administración General de Ingresos Públicos (AGIP) incentivos o plantes de pago para que los contribuyentes abonen sus impuestos.

El proyecto se iba a tratar en la sesión de este jueves, pero finalmente se postergó para el que viene. El motivo fue buscar mayor consenso político con la oposición, que cuestiona algunos puntos.

La principal objeción es que el Ejecutivo pidió para sí la facultad de poder desdoblar el pago de salarios a los empleados públicos. En la Ciudad aclararon que no piensan hacerlo por ahora, sino que necesitan habilitar la herramienta, y además aseguraron que siempre se pagaría dentro del mismo mes y en no más de dos cuotas. Pero el kirchnerismo y otros bloques por ahora no lo acompañan.

Respecto de los salarios, la ley permitiría congelar los ingresos de los cargos políticos mejor remunerados, especialmente aquellos de organismos descentralizados que tienen funcionarios con sueldos más altos que los del propio jefe de Gobierno, que, según la Ciudad, percibe un salario bruto de $ 240.000 mensuales. El oficialismo porteño ya había impulsado una donación voluntaria de los sueldos de los funcionarios políticos, de un 25% del total durante tres meses.

Aunque no se tratará la Emergencia, la Legislatura igual sesionará para tratar otros temas. Con una curiosidad: algunos diputados lo harán vía teleconferencia, porque están dentro del grupo de riesgo y no pueden ir al edificio de la Legislatura.

Fuente: Clarin

Coronavirus en Argentina: ¿Hay riesgo para las mascotas?

En un país donde las animales son parte de la familia, y puntualmente en una Ciudad como Buenos Aires, donde se estima que un tercio de los hogares tiene una mascota, la duda hace saltar las alarmas: ¿los perros y los gatos pueden sufrir el nuevo coronavirus? Por suerte, la información es tranquilizadora, porque por ahora en el mundo no hubo ningún confirmado.

La epidemia de coronavirus sorprende por su velocidad. Por eso, aún no hay vacunas ni tratamientos aprobados para combatirla. Tampoco se sabe mucho del origen y el comportamiento del virus, aunque se cree que se habría originado por un contagio de un animal a un hombre en un mercado de Wuhan, en China. Sería, entonces, una enfermedad zoonótica, aquellas que se transmiten entre animales y personas, como la rabia y tantas otras infecciones virósicas.Newsletters Clarín  Coronavirus en la Argentina

Las últimas noticias sobre el virus que afecta a la Argentina y al mundo.

Por eso, podía haber cierta preocupación por el rol de las mascotas. Pero en principio no hay motivos para preocuparse. «Por el momento, y hablando de esta variante del coronavirus, no hubo reportes de contagio de animales de compañía«, le aseguró a Clarínel director del Instituto Pasteur, Oscar Lencinas. «También se está investigando si los animales pueden actuar como reservorio de la enfermedad, portar el virus sin enfermarse», agregó.

En este mismo sentido se expresó la Asociación Mundial de Veterinarios de Animales de Compañía (WSAVA, su sigla en inglés). En una comunicación enviada a las asociaciones de cada país que la integran, informaron que «hasta ahora, no hay evidencia de que los animales de compañía puedan estar infectados o contagiar el COVID-19», que es nombre oficial de la nueva variante del coronavirus.

Hubo un sólo caso sospechoso. La misma WSAVA publicó el 29 de febrero otra comunicación en la que informó: «Reportes desde Hong Kong indicaron que un perro de una persona infectada con coronavirus había dado un ‘débil positivo’ a COVID-19. El animal no mostró signos clínicos de enfermedad, pero fue puesto en cuarentena. Se esperan nuevos estudios». 

En realidad, el coronavirus es una familia de distintas cepas, algunas de las cuales afectan a las mascotas. Según la WSAVA, la variante que afecta a los perros puede causarles diarrea; mientras que la de los gatos puede producir una patología llamada «Peritonitis Infecciosa Felina». «Pero son enfermedades que no se transmiten a los humanos, como tampoco los coronavirus que afectan a las aves», explicó Lencinas.

¿Qué pasa con las mascotas que viajaron o pueden acompañar a sus dueños a alguna zona del planeta donde hay circulación del COVD-19? «Lo recomendable es que no viajen ni la persona ni su animal. Pero siempre, ante cualquier duda hay que consultar a un veterinario«, indicó Lencinas.

Fuente: Clarin

Lo aprobó la Legislatura porteña. Congelan una rebaja de Ingresos Brutos en la Ciudad

Es por la suspensión del Pacto Fiscal que le autorizó la Nación a las provincias. En diciembre habían aprobado una quita de alícuotas para la industria, la construcción y otros rubros. Ahora volverán a pagar lo que abonaban el año pasado.

La Legislatura porteña aprobó este jueves un congelamiento a la rebaja en Ingresos Brutos para la industria, la construcción, el transporte, las telecomunicaciones y otros rubros económicos en la Ciudad.

La medida había sido aprobada en diciembre, pero ahora se vuelve atrás porque a comienzos de año se suspendió el Pacto Fiscal entre el Gobierno nacional y las provincias. Así, esas actividades productivas volverán a pagar las mismas alícuotas que el año pasado. El congelamiento durará al menos durante este año.

Esa quita, que buscaba aliviar la presión fiscal sobre esas actividades, había surgido en 2017 cuando se firmó el Pacto Fiscal. Entonces, se planteaba una reducción de Ingresos Brutos de manera progresiva, con la idea de llegar a cero en 2023 para varios rubros. El objetivo fue incentivar la inversión productiva y contribuir a una baja en la inflación.

Es que Ingresos Brutos es uno de los impuestos más regresivos: se aplica en cada etapa de la producción y comercialización de una mercancía, con lo cual pesa mucho sobre el precio final que abona cada cliente. En algunos casos, la carga impositiva, entre Ingresos Brutos y otros tributos, puede significar hasta la mitad de lo que paga la gente.

Esa rebaja se aplicó progresivamente en 2018 y 2019. Así, la construcción, que pagaba entre el 3% y el 4% de su facturación anual (según el monto), bajó a una alícuota del 2,5% el año pasado, y para este año iba a quedar en 2%.

Otros ejemplos: la industria estaba en 2017 también en 3% o 4%, bajó al 1,5% el año pasado y debía quedar en 1% este año. Pero seguirá en 1,5%. A su vez, el transporte, que había bajado a 1%, volverá al 2%.

Como en todas las provincias, las modificaciones en cualquier impuesto debe aprobarlas el poder legislativo local. En la Ciudad, la Legislatura porteña había sancionado la rebaja en diciembre, cuando trató el Presupuesto. Por eso, ahora hacía falta una nueva ley que concretara la marcha atrás, mediante la modificación del Código Fiscal y la Ley Tributaria.

Eso se logró en la sesión de hoy, con 33 votos positivos, 5 negativos y 22 abstenciones. Al proyecto le dieron despacho de comisión ayer para tratarlo este mismo jueves en el recinto. Su aprobación se daba por descontada, porque contaba con el apoyo del bloque de Vamos Juntos y también del peronismo, dado que la decisión de suspender el Pacto Fiscal a nivel nacional fue impulsada por el Gobierno de Alberto Fernández.

En definitiva, esta «no rebaja» de Ingresos Brutos no significará un aumento de precios para los consumidores, pero sí mantendrá la presión fiscal para el sector productivo. No es poco dinero el que está en discusión: según estimaron en el Gobierno porteño, serían unos $ 14.000 millones este año. Dinero que irá al fisco y no a la actividad privada

Para el Gobierno porteño, esta modificación llega en un contexto muy particular. A la crisis económica general, que empuja para abajo la recaudación, se le suma la incertidumbre por la discusión que hay respecto de la Coparticipación Federal que la Nación le gira a la Ciudad, en especial por lo que fue la transferencia de parte de la Policía Federal a la órbita porteña. Hasta el Gobierno nacional de Cambiemos, la Ciudad recibía el 1,4% de la coparticipación, pero con el traspaso de la policía se la aumentaron al 3,5%. Si fuera cierta la versión de que el Gobierno kirchnerista le restaría un punto a esa coparticipación, el Estado porteño dejaría de recibir cerca de $ 35.000 millones al año.

Fuente: Clarin